Etiqueta: Historias

Alfredo Atanacio Cáder se define asimismo como un emprendedor enamorado de El Salvador. Este joven empresario ha logrado poner el nombre del país en la boca de varias empresas e instituciones en el extranjero, principalmente con Uassist.ME, su primer emprendimiento con el que logró tocar las puertas en el extranjero.

La empresa se encarga de ofrecer un asistente virtual que pueda solucionar los problemas de sus clientes de manera remota. Bajo esta premisa empezaron en 2009 con cuatro personas, ahora, casi 10 años después, Uassist.ME da empleo a más de 220 personas y atiende a empresas en todos los continentes, en especial en EE.UU. dónde se encuentra radicada el 85 por ciento de sus clientes.

El emprendedor asegura que trae el emprendimiento insertado en el ADN. En su familia, oriunda de Santa Ana, siempre ha habido la motivación a crear experiencias comerciales y de negocio. Al terminar sus estudios universitarios encontró un trabajo, pero tenía la espina de empezar por algo.

La idea de Uassist.ME nació de su propia experiencia. Atanacio Cáder mantenía un negocio en Santa Ana, por lo que se vio obligado a buscar a una asistente, quien, de manera remota, se encargaba de llevarle el día a día de sus negocios. “En ese momento dije que por qué no se podía ofrecer este tipo de servicios a distintos países”, asegura.

Uassit.ME fue creciendo y esto ayudó a desarrollar otros nuevos emprendimientos. Al principio la empresa se encontraba diseminada en pequeños núcleos en distintas oficinas y casas. De ahí surgió la idea de crear un espacio dónde poder albergar a todos. Mientras lo construía y diseñaba, la compañía siguió creciendo, por lo que ya el nuevo espacio no se adecuaba a sus necesidades. De este problema nació Point e Impact Hub, espacios de coworking que pronto se ofrecieron a otros emprendedores.

Con el tiempo fue ampliando sus negocios y fundó Live, el primer espacio de coliving en el centro de San Salvador. “El centro (de San Salvador) tiene una connotación negativa ya sea por la inseguridad, el tráfico o la contaminación. Abrimos el espacio y recibimos 1,000 aplicaciones y aceptamos a 30 personas. Al final el consumidor va dictando las cosas. A nosotros nos toca retar el consumidor”, agrega.

Para Atanacio Cáder, el reto más importante que tienen los emprendedores en El Salvador es pensar en grande. “Estamos rodeados de pesimismo y noticias negativas. Lo más difícil es salirse de ese espacio y darse cuenta que hay muchas cosas por hacer. A veces vienen los emprendedores a mostrarme sus proyectos y yo los reto a pensar afuera de El Salvador, que busquen aplicaciones, productos o innovaciones que solucionen problemas en todo el mundo”.

Entrevista completa con Alfredo Atanacio Cáder

Read Full Article

Los colores y el centro de San Salvador dan forma a la vida del pintor Renacho Melgar. Ese espacio físico ha hecho simbiosis con su creatividad y es desde ahí dónde surgen muchas de las historias que luego plasma en sus pinturas.

“Tengo años viviendo en el centro y siempre he creído que ellos, no solo el histórico de San Salvador, son la fuente de vida de una ciudad. Siempre los he visto como su corazón”, asegura. En su caminar por la ciudad ha ido dejando huella, a través de paredes y puertas pintadas. Marcando territorio como un animal urbano, llenando de color las paredes grises de la calle.

Busca la entrevista en video con Renacho Melgar

Read Full Article

La gente los reconoce fácilmente. Basta con que estén caminando en un lugar público para que alguien los aborde y les pida una fotografía. “Una selfie”, les dicen y ellos rápidamente se colocan al lado y posan. Así es el día de los chicos que le dan vida a Soyacity.

Óscar Sandoval e Irvin García, mejor conocidos como el Gordo y el Pato, llevan poco más de dos años y medio realizando parodias y videos que colocan en las redes sociales. Desde ellas buscan retratar la vida de Soyapango, un municipio que lidia con el estigma de la violencia y delincuencia, pero que, para sus residentes, tiene muchas más caras que vale la pena mostrar.

La química entre Sandoval y García es grande. Basta con verlos platicar y uno cree que su amistad se remonta a décadas. El proyecto nació hace años con el sitio web de www.soyacity.com que administraba el Gordo, por medio de amigos conoció a el Pato y Yeik, quien les ayuda en la producción audiovisual, y empezaron a trabajar.

Uno de sus primeros proyectos fue “Sorvaibor Soyacity”, un video en el que se narra lo difícil de “sobrevivir” en Soyapango. De ese video han pasado más de dos años. Ahora, desde su página en Facebook suben proyectos para su audiencia de más de 183 mil seguidores.

En sus parodias no solo han tocan lo cotidiano de su ciudad, también se han tomado el tiempo para dar piques a los políticos, lo que les ha valido el cierre, en más de una ocasión, de sus páginas en algunas redes sociales. “Por eso hoy estamos usando más Instagram, porque en Facebook nos han cerrado la página en cuatro ocasiones. Pero acabó la campaña (de alcaldes y diputados de 2018) y ya no hubo más quejas. Curioso, ¿verdad?”, apunta el Gordo.

No solo de risas se nutre Soyacity

El Gordo y el Pato no solo dedican su tiempo a hacer reír. Desde sus redes sociales también hacen distintos llamados de ayuda para la comunidad y personas en concreto. Desde hace años crearon un movimiento conocido como Soyapango Foundation, y desde ahí tratan de responder a la necesidades del municipio.

Los víveres y otros enseres que consiguen para las familias lo hacen a través de redes sociales. “La poca gente que nos conoce y nos sigue la usamos también para hacer cosas buenas.

Ahí entra el tema de la fundación. Con ella ayudamos a la gente que uno ve en la calle, pero que a veces no se les ayuda por miedo. Nosotros los buscamos, llegamos a dónde viven, mostramos el caso y ahí la gente decide si aporta o no”, asegura el Gordo. Los chicos de Soyacity aseguran que la mayor recompensa de este trabajo humanitario es la satisfacción de sentirse “lleno”.

“La vida no solo es fregar, también hay tiempo para ayudar. Con eso te llenás vos y también llenás a la gente que te colabora. La idea es sensibilizar a la gente”, agrega. Además de ayudar, la mayor satisfacción que tienen con su proyecto es poder vivir de él. “Nos da tiempo para estar con los amigos y la familia, nos da tiempo para vivir. No importa que tengás tanto billete, sino que hagás lo que te gusta”, finaliza el Gordo.

Entrevista con el Gordo y el Pato

Read Full Article