. San Salvador, El Salvador
diciembre 4, 2022
Despejado
21°C

share

El director salvadoreño, Arturo Menéndez, estrena su segundo largometraje: "La palabra de Pablo".

“Nunca es fácil hacer cine”, Arturo Menéndez

El cine salvadoreño está viviendo una nueva primavera. En los últimos años, con el esfuerzo de cineastas soñadores y apoyo económico institucional y privado, varias producciones se han estado cocinando a fuego lento, este es el caso de “La palabra de Pablo” el segundo largometraje dirigido por Arturo Menéndez.

El cineasta ha tenido en su cabeza la historia que narra la película desde hace más de 12 años. El guion de la película lo empezó mientras estudiaba en España, después de sumergirse en la lectura de clásicos como Othello de Shakespeare. Precisamente fue esta obra el detonante y dónde su personaje principal empezó a cobrar vida, inspirado en Yago, uno de los personajes más destacados de la pieza teatral.

«La palabra de Pablo» es un drama familiar que sucede en un fin de semana en el Lago de Coatepeque. Un joven siente celos de la novia de su padre, una chica de su misma edad, y decide deshacerse de ella.

El director salvadoreño, Arturo Menéndez, estrena su segundo largometraje: "La palabra de Pablo". Imagen cortesía de Arturo Menéndez.
El director salvadoreño, Arturo Menéndez, estrena su segundo largometraje: «La palabra de Pablo». Imagen cortesía de Arturo Menéndez.

A pesar del interés, el trabajo se fue postergando. Primero llegó el estreno de “Malacrianza” su primer largometraje estrenado en 2014. Con el tiempo retomó el documento y empezó a trabajar para hacerlo realidad. “En algún momento pensé que el proyecto no se iba a dar, pero gracias al apoyo del productor Alfonso Quijada en Canadá, los Premios Pixels e inversionistas privados logramos sacarla”.

La película, que se estrenó el 27 de septiembre en los cines salvadoreños, ha dado pasos importantes. Las cadenas HBO y Sony Pictures mostraron su interés y compraron los derechos de reproducción y distribución en Estados Unidos y Latinoamérica, respectivamente.

Hacer cine en un país que no cuenta con una industria con tradición siempre es complicado, pero eso no debe detener la creatividad, comenta el director. “Cuesta hacer cine acá, cuesta en china, cuesta en todos lados, todos tenemos el mismo problema, el presupuesto, que nunca he hecho nada, todos nos enfrentamos a eso”.

Menéndez asegura que hay que ser constante y emprendedor para podre sacar adelante una película. “Obviamente tenés que ser muy emprendedor para sacar adelante un proyecto, buscar financiamiento no es una cosa fácil, necesitás contactos, meterte, desarrollar las relaciones públicas, es parte de la superviviencia”, agraga.

Ahora mira hacia el futuro y ve una nueva generación de cineastas jóvenes que empiezan a trabajar. “Hay buenas ideas, guiones y trabajos. Tengo mucha fe en que el cine salvadoreño dará sorpresas”. Menéndez no se queda quieto, dice que aún le falta es película a la que pueda llamar su favorita. “Todavía hace falta crear una película grande que ponga el nombre de El Salvador en el mundo”.

Entrevista con Arturo Menéndez

Deja una respuesta